jueves, 27 de noviembre de 2008

La curiosidad y la ingenuidad


Se pueden tener ciertas aspiraciones a tan temprana edad?.  La curiosidad de los niños!,  a llevado a mi hija,  a querer ver a Cuba desde otro nivel,  no le bastava haber pisado tierra cubana,  conocer sus familiares,  sentir el sabor de su mitad de cultura,  que lleva dentro,  no, no; se ha procurado este binocular de la guardia de fronteras,  para observar en profundidad,  desde el alto de una roca, todo el movimiento de la costa.  Què viste niña?, responde:  un baco,  un baco, un baco, que indo mami,  saltando de alegrìa;  yo nerviosa,  esperando que no fueran algunos desesperados  en busca de nuevos horizontes,  y que mi pequeña,  inocentemente les hubiera negado esta oportunidad.  Por suerte.  Era un catamaràn que hacìa un giro turìstico......

2 comentarios:

Aguaya Berlín dijo...

Hola!!
Ah, los niños a veces ven cosas que no vemos nosotros... Qué bueno tener otros dos ojos a través de ellos, verdad!
Saludos desde Berlín, también para la nena y Rob,
AB

Yuya dijo...

Gracias aguaya, un saludo para ti con afecto:)